Dios no nos abandona

Pero tú me sacaste del vientre materno; me hiciste reposar confiado en el regazo de mi madre.

Fui puesto a tu cuidado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre mi Dios eres tú. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay nadie que me ayude. Salmos 22:9-11

Una de las cosas más reconfortantes en momentos de angustia es reconocer que Dios siempre ha estado a nuestro lado, especialmente en los momentos más difíciles.

Saber que Dios nunca nos ha abandonado y que su brazo poderoso siempre estuvo defendiendo nuestros intereses y nuestra vida es algo que nos llena de valor y paciencia para poder soportar la prueba hasta que logremos salir de ella con la ayuda de Dios.

Son muchas las ocasiones en las cuales Dios nos ha librado de la muerte o de graves accidentes.

Muchas de ellas nunca las conoceremos hasta ese glorioso momento en que nos consigamos con Dios cara a cara y él nos revele como su providencia perfecta nos sacó del peligro.

Así como te defendió en el pasado, te defenderá ahora y te ayudará siempre. Todo forma parte de un plan perfecto que él ha diseñado exclusivamente para ti por lo que puedes descansar en él. Todo está bajo su control.

¡Qué alivio!

Esperanza para todos

Source: Blog