Probado como el Oro

Dios te prueba no para destruirte sino para bendecirte y promoverte a un nivel superior de vida espiritual, de fe y de madurez.

En los tiempos de prueba demuestras realmente quién eres, el lugar y la persona donde está puesta tu fe y cuanto estás dispuesto a depender y esperar en Dios a pesar de lo difícil que sea el proceso. “Mas él conoce mi camino; Me probará, y saldré como oro.” Job 23:10.

Dios te conoce a ti pero es a través de las pruebas que tú lo conoces a El.

Las pruebas no son para destruirte sino para que salgas de ellas como El Oro; más brillante, reconociendo el valor que tienes, con una Fe más fuerte, pura e inquebrantable.

El oro verdadero cuando es pasado por el fuego no se corrompe, no pierde su pureza, valor y realeza. Aunque Job se encontraba en la peor prueba de su vida; el sabía que Dios no estaba tratando de matarlo sino que lo estaba pasando por el fuego de la prueba y de allí salió como El Oro puro y auténtico.

Las pruebas Dios las usa para acrecentar tu confianza, dependencia y fe en El. Las pruebas no son para rendirse sino para aferrarte a la fe en Dios, esperar en El y depender de su fidelidad.

Ora Conmigo. «Dios, gracias porque usas las pruebas en mi vida para evidenciar la grandeza que has depositado en mí. Amén»

Pastor Carlos Villarreal

Source: Blog